Branding y Power Balance ¿historia de un timo?

Abril 29, 2010

Analizando la penetración en el mercado, sobre todo el español, de las pulseras holográficas tras enterarme que FACUA denuncia las pulseras Power Balance ante las autoridades sanitarias, y éstas a su vez lanzan la advertencia del posible fraude, hay una relación de hitos interesantes, de posicionamiento de producto entre deportistas, publireportajes de difícil identificación hasta llegar a ser ya algo social, en el que son los propios usuarios los que hablan de los “beneficios” de la dichosa pulsera y expanden el mercado, sea mediante el regalo a seres queridos o la inversión en la propia “salud”. Mientras que los críticos con la pulsera eran ciudadanos de todo tipo, los que aparecían encantados con ella eran de clase media-alta, con su indumentaria de tenis o golf, sonrisa, bronceado y logotipos bordados en la pechera de la camisa.

Una historia de comunicación y storytelling con un montón de espacios comunes con productos como Actimel, los pilares estratégicos del bienestar, la calidad de vida o la mejora de la salud y rendimiento físico, sin demostrarlo más que con hipótesis sin base científica alguna. Pero claro, en el caso de las pulseras además han ejecutado una hoja de ruta en medios antigüos como las televisiones y en la que ha habido especial cuidado de no utilizar los Medios Sociales, hay muy poco buzz positivo, páginas de Facebook no oficiales, de revendedores locales y sin una estrategia troncal aparente. Por otro lado es lógico, porque los Medios Sociales suponen un cambio total de la forma vertical de comunicar, ese que ya puso de moda las pulseras magnéticas a mediados de los años 80. Hoy en día una comunidad puede cambiar la opinión sobre un producto simplemente con que se popularicen un par de enlaces… O los memes y humor social en redes como Facebook o Twitter… donde hace ya días que siguen vivos unos cuantos hashtags #powerbalance o #timopulsera que hacen previsible que, poco a poco, vuelvan las aguas a su cauce y pase la moda.

Estamos ante un “negocio” peculiar, de gran conocimiento de cómo crear un clima social, acciones poco directas, márgenes comerciales que dan vértigo y permiten comprar a medios, celebridades y posicionar en muy poco tiempo un producto que promete resultados de muy dudosa comprobación. Un precio de mercado alto: Antoni López, especialista en marcas y tendencias de consumo de TNS, afirma en El País que el precio lo que ha ayudado a su éxito “Son lo suficientemente caras para mostrar signos de credibilidad y los suficientemente baratas para hacerlas accesibles; seguramente fue lo más difícil de trabajar por parte de los creadores” y, la verdad es que el margen que arrojarán tiene que ser tremendo, vistos los precios, elucubrando los costes de su fabricación en serie… pero sobre todo lo que te dan a cambio de ello: silicona y un trocito impreso con hot-stamping o termograbado. Unos pocos céntimos. Pero como las personas somos así y defendemos nuestras elecciones aún sin tener seguridad de si han sido las adecuadas… los “beneficios” corrieron como la pólvora tanto para los posibles timados como sobre todo, y sin comillas, para los presuntos timadores.

Hace 6 años tuvimos otra pulsera de moda, de silicona también y, por qué no decirlo, similitudes visuales quien sabe si no buscadas a propósito por Power Balance y su modelo más conocido, casualmente amarillo como la Livestrong. Pero en éste caso estamos ante una historia sin lados oscuros, un producto de Nike ideado por Kevin Carroll y publicitado por la agencia de publicidad estadounidense Wieden+Kennedy que no promete nada más que el beneficio implícito al hacer una buena obra, ya que el dinero era para la Fundación Lance Armstrong para la lucha contra el cáncer, ese que el propio ciclista sufrió y pudo superar.

Catalogado en Consumismo, Contemporáneo, Desengaños, Frik, Tontunas | 4 Comentarios


Que tu comodidad no mate tu bienestar

Abril 26, 2010

Aún recuerdo mi primer trabajo serio, en prensa impresa. Cuando las cosas dejaban de funcionar sólo se levantaban de su asiento los directivos y yo. Ellos por vigilar su asiento y yo probablemente por esa bendita inconsciencia optimista que traeré en los genes desde el otro lado del atlántico y que poco a poco voy redomando. Aunque he de reconocer que supuso un incremento de sueldo y responsabilidades de casi el doble que el resto de compañeras y compañeros ya que con ello accedí a CTO o, en idioma local, la Dirección Técnica de un periódico, así, de recién salido de la escuela de artes… Simplemente el acercarme a ver qué pasaba, empaparme del problema, buscar un destornillador en el caso de hardware o seguir un manual en el caso del software. Hasta que hubo un momento en el que todos los problemas los podía solucionar y adquirí ese mérito y reconocimiento. Todo esto entre el revuelo escenificado de la mayoría de compañeros que aprovechaban el problema técnico para echarse un cigarro a la vez que maldecían a las herramientas modernas. Era el año 94 o 95…

Me llama la atención el contexto problema, el concepto problema, la actitud de las personas ante los problemas y su forma de gestionar todo ésto. Tenemos asociado a problema un quiste de dificultad escénica, de imposibilidad, de necesidad de actitud genial y alineación de los astros para superarlo. O de que siempre alguien estará antes para arreglarlo y para qué molestarnos. Tenemos ese chip de la comodidad tan fuertemente implantado que a veces se nos olvidan teorías universales como aquel famoso “Divide y vencerás” que tiene hasta su base científica en el Algoritmo de mismo nombre: “En la cultura popular, divide y vencerás hace referencia a un refrán que implica resolver un problema difícil, dividiéndolo en partes más simples tantas veces como sea necesario, hasta que la resolución de las partes se torna obvia. La solución del problema principal se construye con las soluciones encontradas.”

Esa metodología interior de los problemas, diseñada para sus habitantes, se suele quedar corta. Al igual que el triunfo de Coco Chanel en la moda internacional, fue porque hizo “ropa fácil de quitar”, de Ikea en el mercado del mueble porque abarata costes y facilita diseño mediante el “móntalo tu mismo”, muchas veces la solución a los problemas vive en ciudades vecinas al problema y por eso es recomendable visión externa ya que el interior de los problemas habitualmente trae escenarios complicados, jerarquías o “egocracias” y sobre todo mediocridad, parecer y decir frente a humildad, ser y hacer, que suele ser el principal problema ante los problemas, valga la redundancia. Ponerse a hacer.

Una persona perfeccionista tiene que saber que peor que no hacerlo perfecto es no llegar a intentarlo. Además de saber que esta es la vida en la que las cosas más que perfectas, se valoran por estar a tiempo. Que un trabajo a baja calidad da tiempo a probar a hacer 3 trabajos ”dignos” en el tiempo de 1 “perfecto” ya que la mayoría de las veces nuestra percepción de perfección es falsa o roza lo obsesivo.

Hacen falta nuevas formas de ver los problemas, de visión global y periférica para la emancipación personal ante los mismos y sobre todo, que dejemos de confundir de una vez la comodidad con la anestesia, el bienestar con el “qué bien vives” y adquiramos consciencia de que nadie va a venir a salvarnos los muebles siempre que haga falta, y si alguna vez ocurre así, ten en cuenta que la próxima vez te tocará hacerlo a tí. O soltar dinero para contratar a quien ya te ha demostrado que sabe.

Catalogado en Activismo, Contemporáneo, Creatividad, Es Pain, Ilusión, Innovación, Low-cost, Talento, Transmodernidad, Web 2.0 | Comenta este post


Analogías entre Marketing retail y eCommerce

Abril 15, 2010

Presentación del curso de hoy de Especialización de Marketing Digital, una introducción al eCommerce, poniendo foco en sus analogías con la compra tradicional en tiendas físicas.

Catalogado en Innovación, Portfolio, Social Shopping, Web 2.0 | Comenta este post


Informe sobre Foursquare y Geolocalización

Abril 13, 2010

Catalogado en Analítica, Innovación, Social Shopping, Twitter, Web 2.0 | Comenta este post


Skype


Mi estado

¿Tienes Facebook?


directiv@21


Enredado en










directiv@21


Lider 21


Innovanet